Asertividad II

Lo prometido es deuda… así que aquí va la segunda entrega de Asertividad.
Tengo que recalcar que estas entregas corresponden a los apuntes por mí entregados en unas clases impartidas. Por tanto, la explicación de los mismos fue dada en el marco de las clases, como asimismo la aclaración de las dudas que surgieron.

Espero vuestros comentarios y haré lo posible para contestar todas las dudas. Recuerda: se está hablando SOLO de asertividad, y NO hay tipos puros de comportamientos. Mi objetivo con esta entrega es promover el diálogo, entregando unos apuntes que sólo sirven para eso, para comunicarnos desde una base común. No te sientas reflejado en cada uno de los items, no es el objetivo.

Dicho todo esto…. aquí va….que lo disfrutéis!!

Para comenzar, definamos la palabra asertividad. Utilizaremos una de las definiciones más clásicas y por ende más utilizadas, con el propósito de establecer un marco a los siguientes apuntes e irla ampliando a medida de que vayamos avanzando.

LA ASERTIVIDAD ES LA CAPACIDAD DE AUTOAFIRMAR LOS PROPIOS DERECHOS, SIN DEJARSE MANIPULAR Y SIN MANIPULAR A LOS DEMÁS.

Para seguir, veamos ahora, en abstracto, cuáles son las principales características de la “personalidad” de las personas sumisas, agresivas y asertivas.

Por supuesto, nadie es puramente agresivo, ni sumiso, ni asertivo. Las personas tenemos tendencias hacia alguna de estas conductas, más o menos acentuadas, pero no existen tipos puros. Por lo dicho, podemos exhibir algunas de las conductas descritas en ciertas situaciones que nos causan dificultades, mientras que en otras podemos reaccionar de forma completamente diferente. Todo depende, como hemos dicho en reiteradas ocasiones, de la problemática de cada uno y de la importancia que tenga la situación para cada persona, en definitiva, como digo siempre, “la neurosis siempre manda”.

Para delimitar un poco las características que presenta cada tipo de personalidad ( sumiso, agresivo, asertivo), y sin pretender abarcar todas, describiremos los tres tipos de acuerdo a los siguientes patrones de conducta:

• Comportamiento externo.
• Patrones de pensamiento.
• Sentimientos y emociones.

LA PERSONA SUMISA:

La persona sumisa no defiende sus derechos e intereses personales. Respeta los de los demás, pero no se respeta a sí mismo.

Comportamiento externo:

• Volumen de voz bajo/habla poco fluida/bloqueos/tartamudeos/vacilaciones/silencios/muletillas (eeee/estooo…)
• Huida del contacto visual/ mirada baja/ cara tensa/ dientes apretados o labios temblorosos/ manos nerviosas/ hábito de morderse las uñas/ postura tensa, incómoda.
• Inseguridad generalizada
• Frecuentes quejas sobre terceros ( X no me comprende, es un egoísta, etcétera)

Patrones de pensamiento:

• Son personas “sacrificadas”. Consideran que así evitan molestar u ofender a los demás.
• “Lo que yo sienta, piense o desee no importa. Importa lo que tu sientes, piensas o deseas”.
• Su creencia principal es: “Es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo”.
• Constante sensación de ser incomprendido, manipulado, ignorado.

Sentimientos y emociones:

• Impotencia/ ronroneo mental/ poca acción/ culpabilidad/ ansiedad/ frustración/ sensación de ser deshonestos emocionalmente.
• Somatización.
• Estallidos repentinos de agresividad.
• Sensación de deberle siempre algo a alguien (es tan buena…!)

LA PERSONA AGRESIVA:

Defiende en exceso los derechos e intereses personales, sin tener en cuenta los de los demás: a veces, no los tiene realmente en cuenta, otras, carece de habilidades para afrontar ciertas situaciones.

Comportamiento externo:

• Volumen de voz elevado/ a veces: habla poco fluida por ser demasiado precipitada/ habla tajante/ interrupciones/ utilización de insultos y amenazas.
• Contacto ocular retador/ cara tensa/ manos tensas/ postura que invade el espacio del otro.
• Tendencia al contaataque.

Patrones de pensamiento:

• “Ahora sólo yo importo. Lo que tú pienses o sientas no me interesa”.
• Piensan que si no se comportan de esta forma, son excesivamente vulnerables.
• Lo sitúan todo en términos de ganar-perder
• Pueden darse las creencias: “hay gente mala y vil que merece ser castigada” y/o “es horrible que las cosas no salgan como a mí me gustaría que saliesen”.

Emociones/sentimientos:

• Ansiedad creciente
• Soledad/sensación de incomprensión/culpa/frustración
• Baja autoestima (si no, no se defenderían tanto)
• Sensación de falta de control
• Enfado cada vez más constante y que se extiende a cada vez más personas y situaciones.
• Honestidad emocional: expresan lo que sienten y “no engañan a nadie” ( eso es lo que se llama sinceridad, pero no asertividad)

Muy común es también el estilo pasivo-agresivo: la persona callada y sumisa en su comportamiento externo, pero con grandes dosis de resentimiento y culpa en sus pensamientos y creencias. Frecuentemente utilizan la manipulación y el chantaje emocional para conseguir ser tenidos en cuenta.

LA PERSONA ASERTIVA

No te olvides que no existen tipos “puros”, todos tenemos un poco de todo, y lo que pretendemos ahora es ir yendo, paso a paso, construyendo una personalidad “óptima”.

Las personas asertivas conocen sus propios derechos y los defienden, respetando a los demás, es decir, no van a “ganar”, sino a “llegar a un acuerdo” (esto lo definimos como “win-win”).

Comportamiento externo:

• Habla fluida/segura/sin bloqueos ni muletillas/contacto ocular directo, pero no desafiante/relajación corporal/comodidad postural.
• Expresión de sentimientos tanto positivos y negativos/defensa sin agresión/honestidad/capacidad de hablar de propios gustos e intereses/ capacidad de discrepar abiertamente/capacidad de pedir aclaraciones/ decir “no”/ saber aceptar errores.

Patrones de pensamiento:

• Conocen y creen en sus derechos para sí y para los demás.
• Sus convicciones son en su mayoría “racionales”, es decir, sin limitaciones, abiertas, receptivas, incluyentes.

Sentimientos y emociones:

• Buena autoestima/ no se sienten inferiores ni superiores a los demás/ satisfacción en las relaciones/ respeto por uno mismo.
• Sensación de controlar sus emociones.
• Aclaran los equívocos inmediatamente.
• Frenan asertivamente los ataques.
• Los demás se sienten respetados y valorados.

Hasta aquí la segunda entrega, hasta la próxima!!

6 comentarios

  1. Silvia

    Muchas gracias por tus incansables consejos!
    Muchos besos
    Silvita

  2. Pilar

    Gracias Salomo por tu aporte y por recordarnos los beneficios propios de ser y comunicarnos asertivamente

    Un abrazo.
    Pilar

  3. G.

    Cuánta información! Gracias. Me permitiré enviarte un mail con algunas preguntas.

  4. Gabriel

    Espero con ansiedad las próximas entregas. Veo que tengo que mejorar mi comunicación.

  5. Montse

    Me quedo con esto de que no hay tipos puros…me veo en los tres!!

  6. gracias por tu información me ayuda a mejorar saludos

Dejar una respuesta