Compartir


Vivimos es tiempos confusos. Se nota en la calle que los ánimos están decaídos, confusos y hasta agresivos. Las noticias son cada vez más alarmantes…pero siempre nos queda la opción de compartir a partir de la creatividad para resolver estas situaciones que nos alteran. Tú que eliges? Yo elijo contarte esta antigua parábola. Sería muy fácil decirte que ojalá que la lean los políticos, tanto de Europa, España y el mundo… pero a los políticos los elegimos nosotros, así que esta parábola va dirigida a ti que, en definitiva, eres el que tiene el poder. Como dijo Einstein: Si cada uno mantiene su acera limpia, el mundo estaría muy, muy limpio. Aquí va la parábola:

Al morir un un sabio bueno y generoso, se presentó en el cielo para ver el lugar que le correspondía en el mismo. Estaba charlando con D.s y éste le dijo que como su actitud en el mundo había sido siempre correcta, le correspondía el paraíso. El sabio, como era sabio, le dijo a D.s que le explicara cuál era la diferencia, y que él  prefería elegir si se pasearía por el paraíso o el infierno. D.s le asignó un ángel que lo guiara por ambos espacios, para que el sabio tuviera la experiencia de ambos sitios.

Cuando entró en el infierno, el sabio notó que el sitio era altamente bello, espacioso, luminoso, y con días claros y con sol. Tenía en el centro una enorme olla en donde estaba siempre listo un rico guiso para que todos satisficieran su hambre. El único inconveniente era que las cucharas para servirse el guiso eran enormes y con el mango muy largo. Los habitantes del infierno estaban delgados, serios, lloraban de hambre. El sabio le preguntó a uno de los habitantes del infierno acerca de la causa de su amargura y el habitante le contestó que su castigo era muy duro, ya que siendo las cucharas tan enormes no podían llevarse el alimento a la boca.

 

El ángel, luego, lo llevó al paraíso, y el sabio se encontró allí con exactamente la misma situación, mismo paisaje, mismo guiso, mismas cucharas…. pero los habitantes del paraíso se mostraban alegres, bien alimentados, y sonreían en todo momento. El sabio le preguntó a uno de los sonrientes habitantes del paraíso acerca de la causa de su alegría… y el habitante del paraíso le respondió: estamos contentos porque compartimos, y con estas enormes cucharas, nos alimentamos los unos a los otros.

Espero te haya gustado… podría decirte un montón de cosas acerca de esta parábola, pero prefiero que compartamos acerca de ella. Si te gustó, ya sabes… pásala!!

 

Si te gustó esta historia, no dudes en RT, me gusta, reenviarla a tu entorno y dejar tu comentario, que siempre nos enriquece a todos !! Asimismo, hay un libro de descarga gratuita y anónima: ” Trucos para regalar rosas sin que te hagan daño las espinas” en http://piensaenpositivo.com/trucos-xa-compartir/ . Si estás angustiado por la situación por la que todos estamos pasando, este artículo te gustará: http://piensaenpositivo.com/crisis-actitud/ . Si estás en el paro…este artículo te ayudará: http://piensaenpositivo.com/cansado-crisis/  y si quieres un cuento acerca de la No Violencia, este te gustará: http://piensaenpositivo.com/violenciatolerancia-cero/

Hasta pronto!!

 

 

Deixa un comentari