Somos nuestros propios carceleros?

Se dice que el famoso mago Houdini, que podía librarse incluso de los cerrojos y cadenas más seguros, fue desafiado cierta vez por el guardián de una prisión, quien aseguraba que tenía una celda a prueba de fugas, de las cual ni siquiera Houdini podría escapar. Houdini aceptó el desafío de inmediato y el guardian, luego de escoltarlo hasta la celda, cerró la puerta y dejó a Houdini a solas con sus ingeniosos artefactos.

Houdini sacó las pequeñas herramientas que siempe llevaba consigo y comenzó a trabajar en la cerradura. Aunque usualmente él podía abrir cualquier cerrojo en quince segundos, esa vez sufrió una frustración. Pensó un poco, y probó diferentes técnicas. Todas fallaron. Houdini comenzó a preocuparle la idea de que al fin había sido derrotado, y recomenzó su trabajo de forma febril, pero sin resultado. Exhausto y frustrado por su fracaso, se apoyó en la puerta de la celda, la cual… se abrió de inmediato, ya que NO había sido cerrada nunca con llave!

Podría decirte mi interpretación de esta historia, pero me gustaría mucho escuchar la tuya, lo que entiendes/aprendes de ella. A lo mejor…somos nuestros propios carceleros.  Espero tus comentarios, TODOS nos enriquecemos con ellos.

Si te gustó este relato, no dudes en RT, “me gusta”, o reenviarlo a tu entorno. 

Gracias y hasta pronto!!

15 comentarios

  1. Solo una simple frase que dice todo:
    “Todas personas desean ser libres, pero están enamoradas de sus cadenas”
    Un saludo y mi felicitación por el spot que a su vez es muy real.
    Alfonso del Castillo

  2. admin

    Gracias por tu comentario, Alfonso! Es cierto lo que dices, es lo que llamamos zona de comfort, o zona cómoda, que en realidad es muy incómoda. En el caso de Houdini, estaba “preso” de sus propios conocimientos, de sus habilidades, quizás su zona cómoda era saberse capaz…
    Un saludo!!

  3. Daniel

    Muy bueno, parece una enseñanza Zen.

  4. admin

    Gracias Daniel!!

  5. Marta Bertrán

    Interpreto que no siempre hemos de dar por hecho el procedimiento de las cosas, hemos de ir a la raíz y empezar a poner en práctica el sentido común.

  6. Yezary

    Menuda moraleja: Camina por la vida con humildad y ella te abrirá muchas puertas.

    Gracias y esperamos muchos como éste.

  7. admin

    Gracias Yezary, quizás este cuento lo tendrían que leer muchos jefes… no siempre seguir las instrucciones te llevará a buen puerto…

  8. admin

    Gracias, Marta!! quizás más que el sentido común, es ser creativos, delegar, preguntar, escuchar… en definitiva, todo lo que NO nos enseñaron a hacer….

  9. Angel

    La libertad siempre esta disponible, solo el cambio de observador puede hacer que en algun momento podamos ver, son nuestras barreras mentales la que no nos dejan ver.

  10. admin

    Gracias Ángel por tu comentario, bien cierto… abajo las barreras mentales, las creencias limitantes…. limpiemos nuestra mente de la parte tóxica que ha aprendido!!

  11. Ahí va mi interpretación:

    Nuestra forma de ver el problema es en realidad el problema.

    ¡Cualquier otro hubiera empujado la puerta antes que nada!

    Un abrazo

  12. admin

    Gracias Jorge por tu comentario. Efectivamente, muchas veces el problema no existe, existe la percepción que hago de la situación, que veo como un problema!! Saludos!!

  13. Isa

    Yo una vez le dije a una amiga que me dijo que la puerta estaba cerrada que si se levantaba y abría vería que la llave no estaba echada, con lo cual, mirado de otro modo, la puerta estaba abierta. Gracias!!

  14. admin

    Gracias por tu comentario, Isa! buen consejo le diste a tu amiga!!, como dice el refranero castellano, tan sabio: “Cuando una puerta se cierra, siempre queda abierta una ventana”… así que…siempre hay una solución! Un saludo!!

  15. Muchas personas habitan en mazmorras, cuya llave llevan en el bolsillo. ANÓNIMO.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Acaso somos carceleros de nosotros mismos? - [...] "CRITEO-300x250", 300, 250); 1 meneos ¿Acaso somos carceleros ...

Dejar una respuesta