Comunicando positivamente

 

 

Hoy quería hablaros sobre comunicación y cómo nos afecta, tanto  la que damos  como  la que recibimos. Es un tema bastante complejo, tranversal y que toca diferentes áreas de nuestro “edificio psicológico”.

Como de costumbre, cuando hablamos de comunicación, siempre tenemos que hablar de “mí y del otro”, no es tan importante el comunicar, sino saber que el otro ha recibido el mensaje y lo ha entendido.

Como feedback a mi mensaje, a veces recibo enfado, críticas o reproches.Precisamente los comentarios que más nos cuesta recibir son los que pueden convertirse en la mejor oportunidad de fortalecernos.

Asimismo, si yo observo que mi comunicación con el otro está basada en reproches o críticas, es hora que me pregunte qué es lo que necesito aprender. Si critico, posiblemente soy un inseguro, si me enfado, posiblemente tengo mucha rabia contenida, si reprocho, posiblemente es porque en alguna parte de mí necesito obtener la aprobación del otro (entre otras muchas reacciones).

También seguramente habéis notado que hay ciertos comportamientos del “otro” que os hacen más daño. No es una “casualidad ” que seamos más vulnerables a la crítica en aquellos aspectos en los que no hemos desarrollado una completa seguridad.

En definitiva, nunca podremos evitar las agresiones externas, pero sí que nos hieran. Lo que sí podemos hacer es REFLEXIONAR sobre qué aspectos nos han dolido especialmente, porque nos dará la pista de las áreas que debemos trabajar y mejorar.

Cuando nos comunicamos con el “otro”, es esencial comunicarnos desde nuestra seguridad, y no agredir o minusvalorizarlo. También en este caso, si observamos que nos comunicamos desde un área que está herida, debemos de REFLEXIONAR sobre lo que nos duele y nos hace comunicarnos erróneamente. En este caso, una pregunta que ayuda mucho a identificar el área errónea es: ¿Dónde estoy emocionalmente?, la respuesta puede ser en la rabia, el dolor, la tristeza, la decepción y muchas otras más.

Yo os deseo que siempre la respuesta sea el cariño, el amor, el apoyo, porque sólo entonces, habréis logrado llegar positivamente al otro!!

Si queremos avanzar y crecer, debemos de interiorizar que el crecimiento empieza donde termina mi percepción de acusación..

Como os dije, es un tema transversal, que toca diferentes áreas de nuestra personalidad, pero poco a poco podemos ir avanzando y sanando todas las áreas. Os deseo y animo a que sigáis conociéndoos, queriéndoos y avanzando hacia vuestros objetivos. La seguridad y la confianza en mí mismo son, siempre, áreas a mejorar.

No os desaniméis, y adelante, siempre adelante!!

Un comentario

  1. Anna C.

    Fenomenal artículo!!!
    Creo que escucho más que hablo, aún así me ha gustado siempre fijarme con detenimiento en cómo se establece la comunicación, cómo se expresan los demás y yo misma. La forma de expresarnos, lo que decimos, dice muchísimo de nosotros.
    En “tiempos pasados”, centrarme en cómo me sentía yo al escuchar lo que escuchaba, me ayudó a conocer aspectos de mi misma que me sorprendieron, y a partir de ahí, me tocó trabajarlos a fondo, para mi propio bien.
    Lo que decimos a veces, cuando tú cambias la forma de hablarte a tu misma, los demás también cambian su forma de hablarte. Recibes lo que te das a ti misma.
    Es cierto que, cuando las palabras hieren es porque tú permites que te hieran.

    Gracias Salomón
    Un fuerte abrazo

    Anna

Dejar una respuesta