Crecer emocionalmente

Hoy me lo ha puesto tan fácil La Contra de la Vanguardia, que no he resistido la tentación de compartirlo con vosotros.

La Sociedad Española de Psicoanálisis, para celebrar su 50º Aniversario, invitó al Dr. Kernberg a dar una conferencia. Escribiré este post con la convicción de que esta “Contra” es un regalo para todos nosotros.

Con el Dr. Kernberg comparto plenamente, por mis estudios y experiencia profesional, los siguientes puntos:

1. El que uno crece continuamente y cambia. Aunque yo añadiría, desde la teoría de la Inteligencia Emocional, que si uno crece emocionalmente, los cambios son más profundos, duraderos y satisfactorios.

2. Como él, y a índole personal,manifiesto:” Estoy agradecido de esa capacidad de no quedar encerrado en mí mismo y en mis propias ideas”. Siempre (y aquí no es una palabra grande) desde este blog os apoyo para salir de la zona de comodidad y arriesgarse.

3. También, como él, por mi actividad profesional, he aprendido a “respetar las corrientes inconscientes que guían la vida personal y que son fuente de inspiración, de conflicto y de conductas autodestructivas. Y también las profundas dimensiones del amor que uno sólo llega a reconocer plenamente a través del tiempo”.

4. Muchas veces, escucho críticas al psicoanálisis y a las teorías de Freud que dicen, para resumir, que Freud “todo lo reduce al sexo”. Me parece simplista y reduccionista realizar semejante afirmación, que más bien creo que procede de personas o personajes que desconocen con profundidad la teoría psicoanalítica. Es cierto que Freud le da mucha importancia al erotismo, o a lo sexual como fuente de energía placentera, pero abarca mucho más que eso. El Dr. Kernberg lo explica y resume adecuadamente cuando dice, entre otras afirmaciones, que “estudios sobre parejas felices que comenzaron con la combinación de apasionamiento sexual y amor intenso mantenían el mismo tipo de relación a lo largo de muchos años. La destrucción de la vida erótica es uno de los síntomas más importantes de la destrucción de la vida emocional“. A continuación añade : “Hay también estudios neurobiológicos que muestran lo mismo: viejas parejas enfrentadas con las imágenes de su pareja activan ciertos neuropéptidos específicos de la excitación sexual, igual que recién enamorados.” Para terminar, dice lo que más me gusta, al referirse a cómo encontrar esa persona especial, que te hace “vibrar”: “Es una combinación de suerte y potencial de crecimiento emocional”. Quizás eliminaría aquí la palabra suerte y la cambiaría por trabajo emocional…Es decir, si me conozco, si soy honesto conmigo mismo y mis necesidades (emocionalmente positivas), crezco emocionalmente, y por ende, me relacionaré y atraeré personas que estén en mi misma situación. Esto da como resultado el que, a pesar de que en cualquier tipo de relación hay un componente de agresión, pueda integrarlo, y en el caso de mi pareja, saber que en el fondo, invariablemente, lo que hay es amor. Esto se puede aplicar a cualquier tipo de relación (amistad, familia, compañeros).

5. Si crezco emocionalmente, consigo también algo que aclara el Dr. Kernberg, aprendo a “mantener el pensamiento individual a la vez que la empatía con lo que nos une a los demás”.

6. Podría seguir desarrollando toda la entrevista, pero terminaré resumiendo que también habla de la educación que podríamos dar a los niños, para no socavar su empatía hacia los demás. Lo haríamos “Respetando su personalidad, interesándonos por lo que les pasa y conociéndolos para influir en su modo de pensar en vez de imponer órdenes y estructuras”. Yo simplemente aquí agregaría que una de las formas más saludables de educar a un niño es no minusvalorizando sus sentimientos.

7. Me despido con una de las últimas frases de la entrevista, que a menudo, con ligeras diferencias (dependiendo de la ocasión), os transmito: para crecer emocionalmente, son necesarias la: ” Curiosidad, persistencia, modestia, conocimiento de los propios límites y suerte”. Yo no creo en la suerte, creo en el esfuerzo. Aunque el resultado no sea el esperado, el esfuerzo nos hace más hábiles, conscientes, alertas, creativos. También agregaría una palabra clave para el crecimiento emocional: compartir.

Espero con afecto vuestros “compartires”, a los cuales llamo comentarios.

8 comentarios

  1. Silvia

    Salomón, tengo que decirte que el de esta semana me ha encantado.
    La última frase me parece genial. Yo añadiría también la palabra humor, a veces muy necesaria cuando quieres relativizar las cosas, you know…

    Muchos besotes!

  2. Gracias Silvia!

    Pues sí, el humor es una buena herramienta. Gracias por tu aporte

  3. Sunsi

    Hacer crecer emocionalmente a mis alumn@s significa para mi trabajar con sus emociones (alegría, tristeza, rabia, enfado…).

    Pueden explicar qué emoción sienten en ese preciso momento o en otra situación. A continuación, pueden dibujarla y hablar sobre ella.

    Me parece un buen trabajo para este tema.

    Un abrazo

    s u n s i

  4. Gabriela

    Es la primera vez que leo este blog y me ha encantado. Me parece muy oportuna la “aclaración” sobre la teoría psicosexual de Freud.

    Un saludo y felicitaciones por estas semillas …

  5. Joel

    Excelente, muy buena la información.

  6. admin

    GRacias Joel!!

  7. lucero

    me sirvio de mucha ayuda

  8. lucero

    aunq aveces digo porq mis padres ni familia me entienden …..aveces para tratar de distraerte hacemos cualquier cosa la cual despues aveces nos arrepentimos

Dejar una respuesta