Dar

Había un vez que dos monjes estaban lavando sus cuencos en el río cuando vieron que un escorpión se ahogaba. Uno de los monjes lo sacó del peligro y lo puso delicadamente sobre la orilla. Antes de ponerlo en la gravilla, el escorpión se movió rápidamente y picó al monje.

- Ay! Cuánto daño! exclamó el monje dolorido. Me ha picado en un dedo!

Una vez hubo mitigado su dolor, el monje retornó junto al otro, para terminar de lavar sus cuencos. Mientras culminaba la tarea que lo había traído al río, vio que el escorpión había vuelto a caer al agua. Inmediatamente, olvidándose del dolor, metió de nuevo su mano en el río y salvó al animal. Mientras dejaba el escorpión a salvo, el animal volvió a picarle.

El otro monje le preguntó:

-Por qué continúas salvando al escorpión cuando sabes que su naturaleza es picar?

El herido monje respondió:

- Porque dar lo mejor de mí es mi naturaleza.

Si te ha gustado este post, te ruego que lo compartas con tu entorno. Recuerda que tienes un regalo, de descarga gratis en: http://piensaenpositivo.com/dando-lo-mejor-de-mi/

Dejar una respuesta