Dulce Revolución y No Violencia

Leyendo La Contra de hoy, me acordé de una historia verdadera que leí sobre Nelson Mandela. El nieto de Nelson Mandela acompañó a su abuelo a Johanesburgo, para llevar el coche a reparar (ellos vivían en un pequeño pueblo alejado de la gran ciudad). Al llegar al taller mecánico, Mandela le dijo a su nieto que se quedara en el mismo a la espera de que el coche fuera reparado, mientras él hacía sus recados.
El nieto accedió, y cuando Mandela se marchó, se dijo a sí mismo que ya que estaba en la gran ciudad, iba a ir a pasear por sus calles, ya que tenía todo el día por delante.
Estuvo paseando y disfrutando de una película, y de pronto se dio cuenta de que se habían esfumado las horas y que el taller mecánico ya estaba cerrado.
Marchó corriendo a recoger a su abuelo y le dijo que el coche no estaba listo, que tendrían que volver a recogerlo al otro día.
Mandela lo llevó a la esquina y le mostró el coche, y le dijo que le habían llamado del taller avisándole del retraso en recogerlo. No pronunció ni un solo reproche a su nieto.
Subieron en el coche, el nieto intentaba “reparar” la situación, y Mandela le pedía silencio, ya que tenía que pensar en la situación.
Una vez que se alejaron de la ciudad, Mandela aparcó el coche en la cuneta y le dijo a su nieto:
He estado pensando, quiero que conduzcas tú el coche y yo iré caminando hasta la casa.
El nieto le respondió asombrado que qué clase de castigo era el que él fuera conduciendo, y su abuelo caminando, ya que él había cometido el error.
Mandela le respondió: Voy caminando porque quiero seguir pensando acerca de esta situación. He de pensar en qué he fallado, ya que no fui merecedor de tu confianza y por ello me mentiste.
Un bonito ejemplo de No Violencia… verdad?
Espero, como siempre y con afecto, vuestros comentarios.

2 comentarios

  1. Mar

    Pero autoculparnos de “las faltas” de otros creyendo que así estará en nuestra mano repararlas es también un error.

    Es un bonito ejemplo de no violencia hacia una persona querida, pero es también un ejemplo de violencia hacia uno mismo… Y deberíamos buscar la forma de no proyectar esa violencia en ninguno de los dos sentidos.

  2. Hola Mar,

    Muy bonito y esclarecedor tu comentario y, evidentemente, invita al debate.
    Muchas Gracias, e invito a todos a seguir aportando ideas.
    Un saludo!

Trackbacks/Pingbacks

  1. RELACIONES INTERPERSONALES | Metamorfosis Educativa - [...] y escritores ¿Tiene nuestro mundo esperanza? Hace aprox. un día Mertxe Pasamontes Dulce Revolución y No ...

Dejar una respuesta