El dilema de los hombres

Los hombres fuimos educados, generalmente, en NO mostrar nuestros sentimientos. Esto nos ha llevado a un colapso mental y emocional. La sociedad de hoy nos pide un cambio, pero no nos da las herramientas necesarias para llevarlo a cabo.

Sabíais que de 100 personas que acuden a terapia, 80 son mujeres y 20 hombres?. De esos 20 hombres, 10 vienen por su propia decisión y los otros impulsados (o de la mano) de una mujer. Cuando llegan, además, están enfermos, deteriorados, sufriendo. Las mujeres buscan terapia para cambiar, los hombres porque necesitan ayuda, necesitan salvar su vida.

Antes de llegar a ese estado han hecho oídos sordos, ojos ciegos y corazón cerrado a una variada serie de síntomas físicos y psíquicos.

Las consignas con las que se les educó dicen que un “verdadero” hombre no debe sufrir, ni lamentarse, ni aflojar. Les han hecho sospechar que los sentimientos son “cosa de mujeres” y que mostrarlos es un síntoma de debilidad. Entonces optan por ignorar señales de que algo debe de cambiar en sus costumbres, en sus hábitos de trabajo y de relación familiar o afectiva, para que su vida sea más auténtica.

Generalmente los hombres suelen quedarse y persistir en el intento de responder a las exigencias, hasta que algo en su cuerpo o mente deja de funcionar. El cuerpo habla (el estrés, los infartos, las úlceras).

No es fácil restaurar este precioso instrumento (que además resulta la casa de tu energía positiva), por eso un paso importante y necesario en el replanteo de la cuestión masculina es prestar atención a los síntomas físicos y psíquicos, incrementando el contacto con las propias emociones y sensaciones y aprender a decir “No quiero” o “No puedo”.

Para todos aquellos que viven en ese dilema (mostrar mi sentimientos – no mostrarlos) van los siguientes pensamientos:

Reír es arriesgarse a parecer un tonto. LLorar es arriesgarse a parecer un sentimental. Buscar al otro es arriesgarse a comprometerse. Expresar los sentimientos es arriesgarse a ser rechazado. Exponer los suenos ante una multitud es arriesgarse a ser ridículo. Amar es arriesgarse a no ser correspondido. Avanzar ante obstáculos es arriesgarse a fracasar.

Pero se deben de correr los riesgos porque el peligro más grande en la vida es no arriesgar nada. La persona que no arriesga nada no hace nada, no tiene nada, no es nada. El que no arriesga no puede aprender, sentir, cambiar, crecer ni amar. Sólo es libre la persona que se arriesga.

Y todo esto por un artículo de La Contra de La Vanguardia que apareció hace un tiempo y estaba releyendo!!
Espero, con afecto, vuestros comentarios.

Hasta pronto!

8 comentarios

  1. que razon tiene el que escribió este dilema ,no solo los hombres fueron educados en este dilema ,tambien las mujeres dest a generacio fuimos
    prohibidas de todo ,no hables ,no oigas ,no digas,escucha y calla.
    Lo peor de todo és no aprender a decir no, en el momento opotuno .por eso envidio la juventud de hoy en este aspecto,en nada más.

  2. Leticia M.

    Estimado Solomon, he disfrutado de la reflexión, muchas gracias.

    Lamentablemente esto sucede así en nuestra sociedad actual, y aunque claramente haya sido, y sea una educación trasmitida a la mayoría de los hombres, observo que el rol se “copia” cada vez más entre mujeres, como si fuera la fórmula del éxito, o la vía para alcanzar el respeto y/o el reconocimiento de los demás, y yo me río de esto, con todos los respetos.

    Considero que precisamente ignorar las señales psíquicas que nos comentas, optando por no demostrar los sentimientos, no provoca que nuestra vida sea más auténtica, no, sino más reprimida.

    Estudios científicos han más que demostrado que el bloqueo emocional genera multitud de enfermedades, los elevados cortisoles que nos producen son la causa de procesos traumáticos, shocks mentales, estrés, cancer..etc

    El vivir desde la libertad, sin pensar en lo que piensen los demás, es lo auténtico, además es lo mejor que podría pasarnos, por supuesto siempre bajo su contexto y saber estar, que según el nivel social se trasmitirá de una forma u otra, pero seguirá siendo desde la libertad.

    Necesitamos desprogramarnos de algunos códigos de conducta erróneos que nos inculcaron tradicionalmente. Mientras sigamos teniendo miedo a los demás, mientras sigamos sin querer correr riesgos y mientras sigamos temiendo a los cambios y a las crisis, seguiremos cerrándonos a descubrir nuevas dimensiones de bienestar.

    El que arriesga puede perder…el que no arriesga, está perdido.

    Recibe un cordial saludo.

  3. Ma.Cruz

    Gracias Salomon por invitarnos a visitar tu blog, me gusta especialmente este post que si me lo permites adjuntaré ya que Damasio me gusta especialmente.

    http://piensaenpositivo.com/apreciar-los-buenos-momentos-de-

  4. Jordi

    Totalmente de acuerdo contigo y con esta publicación. La verdad que cada vez somos más libres y más consientes.
    Tenemos que ser nosotros, sin miedos.

    Arriesgar y seguir adelante y al final ser uno mismo. Y personas como tu se unen a tu camino….

    un abrazo

  5. M.E.

    “Reír es arriesgarse a parecer un tonto.” La sorisa y la risa no están reñidos con la responsabilidad ni la inteligencia. Reir es el mejor liberador de stress cuando parece que no hay solución y además despierta la creatividad.
    “LLorar es arriesgarse a parecer un sentimental.” Ocultar todos los sentimientos hace que los demás sean fríos contigo y no los tengan en cuenta.
    “Buscar al otro es arriesgarse a comprometerse.” Sin los demás no somos nadie. Nos definimos con relación a otros, sin ellos no existimos.
    ” Expresar los sentimientos es arriesgarse a ser rechazado.” No expresarlos asegura que no serán tomados en cuenta:ni para bien, ni para mal.
    “Exponer los sueños ante una multitud es arriesgarse a ser ridículo.” Si no sueñas ¿Para qué hacer las cosas?
    “Amar es arriesgarse a no ser correspondido.” No amar es garantía de soledad.
    “Avanzar ante obstáculos es arriesgarse a fracasar.” Si te detienes porque hay obstáculos, nunca avanzarás.
    Saludos

  6. John

    Excelente Salomon

    Me gusto mucho tu enfoque del tema, en realidad si somos condicionados desde muy niños, y lo curioso es que somos condicionados por las mujeres, es decir por nuestra propia madre. Por una parte sin duda nos ayuda en algunas ocasiones pero no en el desarrollo del vivir.

    En realidad vale la pena darle un buen vistazo al articulo en cuestion, lo recomiendo

    con atentos saludos
    John

  7. Silvia

    El mundo es de los valientes!

  8. Gracias por tu comentario Silvia,
    quizás, para quitar la connotación de valiente-cobarde (que tanto daño nos ha hecho a todos), podríamos decir que el mundo es de los que se arriesgan.
    Coger riesgos es uno de los actos más positivos que podemos hacer para hacer cambios en nuestra vida.
    Un afectuoso saludo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention El dilema de los hombres | piensaenpositivo.com -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Fernando López, Krme Freixa i Koska, likeamashpotato, Mari Cruz , piensaenpositivo.com and ...

Dejar una respuesta