Enseñas mejor

Hoy quería hablaros sobre la seguridad personal. Es un tema bastante complejo, y que toca diferentes áreas de nuestro “edificio psicológico”. Por ello lo he enmarcado dentro de la frase de uno de mis autores preferidos y que cito como referencia a esta reflexión en el encabezamiento de este habitual mensaje semanal.

Como de costumbre, cuando hablamos de comunicación, siempre tenemos que hablar de “mí y del otro”, no es tan importante el comunicar, sino saber que el otro ha recibido el mensaje y lo ha entendido.

Como feedback a mi mensaje, a veces recibo enfado, críticas o reproches.Precisamente los comentarios que más nos cuesta asumir son los que pueden convertirse en la mejor oportunidad de fortalecernos.

Asimismo, si yo observo que mi comunicación con el otro está basada en reproches o críticas, es hora que me pregunte qué es lo que necesito aprender. Este es el significado de la frase de Richard Bach: sencillamente “yo, cuando hablo, le estoy mostrando al otro lo que más necesito aprender”. Si critico, posiblemente soy un inseguro, si me enfado, posiblemente tengo mucha rabia contenida, si reprocho, posiblemente es porque en alguna parte de mí necesito obtener la aprobación del otro.

También seguramente habéis notado que hay ciertos comportamientos del “otro” que os hacen más daño. No es una “casualidad ” que seamos más vulnerables a la crítica en aquellos aspectos en los que no hemos desarrollado una completa seguridad.

En definitiva, nunca podremos evitar las agresiones externas, pero sí que nos lleguen dentro y nos hieran. Lo que sí podemos hacer es REFLEXIONAR sobre qué aspectos nos han dolido especialmente, porque nos dará la pista de las áreas que debemos trabajar y mejorar.

Cuando nos comunicamos con el “otro”, es esencial comunicarnos desde nuestra seguridad, y no agredir o minusvalorizarlo. También en este caso, si observamos que nos comunicamos desde un área que está herida, debemos de REFLEXIONAR sobre lo que nos duele y nos hace comunicarnos erróneamente. En este caso, una pregunta que ayuda mucho a identificar el área errónea es: ¿Dónde estoy emocionalmente?, la respuesta puede ser en la rabia, el dolor, la tristeza, la decepción y muchas otras más. Yo os deseo que siempre la respuesta sea el cariño, el amor, el apoyo, porque sólo entonces, habréis logrado llegar positivamente al otro!!

Si queremos avanzar y crecer, debemos de interiorizar que el crecimiento empieza donde termina mi percepción de acusación.

Como os dije, es un tema transversal, que toca diferentes áreas de nuestra personalidad, pero poco a poco podemos ir avanzando y sanando todas las áreas. Os deseo y animo a que sigáis conociéndoos, queriéndoos y avanzando hacia vuestros objetivos. La seguridad y la confianza en mí mismo son, siempre, áreas a mejorar. No os desaniméis, y adelante, siempre adelante!!

En este “rarillo” día primaveral, recibid mi más seguro abrazo, con el ruego de que compartáis este mail con vuestro entorno.

2 comentarios

  1. Jordi

    Hasta ahora no había contestado a ninguno de tus mensajes, la cual cosa no quiere decir que no me hayan parecido buenos, pero, este me parece especialmente interesante.
    Es interesante ver como las relaciones de pareja están dotadas de una especie de propiedad biyectiva, en base a la cual, la crítica y el enfado pueden crecer hasta el infinito, a no ser que nos planteemos tu cuestión: ¿qué tengo que aprender de esto que me/nos está sucediendo? A esta pregunta, y como corolario, yo añado la siguiente ¿Qué es lo que realmente quiere decirme? En el fondo no es más que la pregunta de PNL, ¿Cuál es su intención positiva?

    Después viene lo más difícil, cambiar tu, sin esperar que cambie el otro.

    Gracias por tu comentario. Jordi

  2. Lina

    Gracias Salomon ,

    Muy acertado … y da para reflexionar .. Gracias!!

    Un abrazo. Lina

Dejar una respuesta