Esperar o Motivar

Cuentan que una tarde un rey que amaba las plantas y las flores, al regresar de un largo viaje, decidió caminar un poco por su jardín. Había dado instrucciones precisas a los jardineros para cuidar sus plantas, y esperaba ver los resultados.
Mientras se paseaba por el jardín, descubrió con tristeza que sus queridas plantas se estaban muriendo. Con mucha angustia, les preguntó qué les pasaba.
El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. El Pino agonizaba porque no podía dar uvas como la vid. La Vid se moría de envidia porque no podía ser como la Rosa, la flor que más le agradaba al rey. El rey sentía ganas de llorar, sus esperanzas no habían sido satisfechas.
Entonces, en el rincón más lejano del jardín, vio un montón de flores creciendo, de todos los colores y rebosantes de salud y energía.
El rey se acercó y encontró a las Fresias floreciendo más bellas que nunca.
El rey les preguntó:
- Cómo es que crecéis tan saludables, alejadas de la fuente y posiblemente olvidadas de los cuidados de mis jardineros?
Las flores contestaron:
- Nosotras supusimos que simplemente querías que fuéramos Fresias. Si hubieras esperado otra cosa, habrías plantado otras cosas aquí. Por eso pensamos que la mejor forma de agradecerte la vida era ser las mejores Fresias que pudiéramos llegar a ser… y eso hemos hecho…

Os cuento esta parábola que me vino a la mente leyendo la contra de hoy, en donde Daniel Pink nos habla de los aspectos que se están desarrollando en la comunicación en las empresas, de darle la oportunidad a los trabajadores de desarrollar sus habilidades como asimismo no negarles la satisfacción de aportar ideas y de llegar más allá de ellos mismos.

Te recomiendo que la leas, y te dejo, de momento, siempre recordándoos que espero con afecto vuestros comentarios.

Un comentario

  1. C.E.

    Que bonito el cuento :) Me siento identificada porque en mi caso durante muchos años me he sentido mal por no poder ser como la gente de mi alrededor, lo que yo pensaba como más abierta o simpática, y esto me paralizaba de miedo. Incluso ahora tengo que hacer un esfuerzo para no pensar de esta forma (lo tengo bastante interiorizado). Imagino que es algo que le ocurre a mucha gente…

    Gracias por la entrada :)

Dejar una respuesta