Felices Fiestas

Durante todos los días de nuestra vida deberíamos esforzarnos por agradecer a todos el apoyo que nos brindan y agradecer nosotros todo lo que tenemos. Lamentablemente nos han enseñado a preocuparnos por lo que creemos que nos falta o efectivamente nos falta y nos han lanzado a una carrera que lleva, sin lugar a dudas a la frustración, rabia, desconcierto y desamor (la lista sería muy larga).

Yo veo este período de fiestas como un momento en que es necesario detenerse, reflexionar y realizar los cambios necesarios para reorientar nuestra vida. El consumo sin medida y todo lo negativo a lo que incitan estas fiestas no deberían de ser un obstáculo para esa profunda reflexión interior. Este año y, como desde hace varios años, se hace cada vez más complicado felicitar en estas fiestas. El aire que se respira en la calle es de rabia contenida. La situación que viven millones de personas en todo el mundo es cada vez más angustiante. Si a eso le sumamos la falta de nuestros seres queridos, el acompañar a amigos y familiares en estos momentos y la situación de que se vive en muchos casos por una enfermedad de alguien de nuestro entorno, hacen que este año, más que nunca y de la forma más positiva y enérgica posible, os envíe mi deseo de que creas, siempre, en tu fortaleza interior.

Os deseo, hoy más que nunca que vuestra fortaleza interior sea como un espigón, que resiste los embates de las olas adversas más poderosas porque sabe recibir, también,  las caricias de las olas tranquilas de un día calmo de verano.

¡ FELICES FIESTAS!

¡No te detengas, adelante…siempre adelante!

Si te gustó este artículo, ya sabes, un me gusta, RT, compartirlo con tu entorno y por supuesto, un comentario tuyo hace que todos aprendamos más y mas rápidamente.

Dejar una respuesta