He fracasado… Aleluya!!

Dijo J.F.Kennedy: “El fracaso es huérfano”. Lamentablemente nos han educado en la vergüenza de admitir los fracasos, cuando éstos no son más que un eslabón hacia el éxito.

Estoy usando palabras (éxito,fracaso) de un artículo de Tom Byers, aparecido hoy en “la contra” de La Vanguardia. A mí me parece que deberíamos cambiar muchas de las palabras que usamos cotidianamente. Siempre digo (aquí siempre no es una palabra muy grande) que el lenguaje es limitante. Éxito, fracaso, nunca, nadie, todo, son palabras que desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional, intentamos cambiar. Estas palabras no dan opciones, son cerradas, limitan la perspectiva y llevan irremediablemente a una sensación de frustración constante.

Y si revisáramos nuestro vocabulario?. Y si en lugar de éxito, dijéramos experiencia positiva? Vivimos en una cultura donde se ha hipervalorado los resultados, dejando a un lado la cultura del esfuerzo. Aunque el resultado de nuestro esfuerzo no sea el esperado, debemos de estar contentos, porque lo que perdura es la satisfacción del esfuerzo realizado, no el resultado.

La frase de JFK define la cultura en la que estamos inmersos: “yo no tengo la culpa de este fracaso”, nadie quiere asumir los errores, pero sí adjudicarse las “medallas”. Debemos de ser conscientes que nada es mejor que una vida vivida plenamente, experimentando sin miedo a equivocarte. El fracaso es positivo, es solamente un indicador de que algo tienes que mejorar.

Por eso te insto a decir: He fracasado…Qué enseñanza saco de esto? Aleluya!!

4 comentarios

  1. Enrique M.

    Me comentaba un amigo que está en el paro, que ha recibido una oferta muy interesante, pero que no entienden por qué se tomó un año sabático para reciclarse… no es absurdo?
    Estar mejor con uno mismo… no es la mejor garantía que será un buen trabajador?
    No es absurda la pretensión de los seleccionadores?

  2. Jordi

    se aprende de esta publicación, que lo mejor y lo más importante es aceptar ese fracaso como tuyo.
    Segundo aprender de el y meditar que salió mal.

    Después seguir con lo aprendido, esto ayuda y te hace crecer.
    Estoy seguro

    un abrazo

  3. Roxana

    dícelo a mi jefe. los fracasos son míos. los éxitos sólo de él.

  4. Jessica

    Tengo 20 años, para mi madre soy una fracasada. Nada de lo que hago está bien para ella.

Dejar una respuesta