Historias Sencillas

 

Antes de nada, quiero reiterar mi agradecimiento a todos los que generosamente me dan su feedback y comentarios acerca de los “posts” que publico. Estos tienen como objetivo,entre otros, mantener viva la sutil energía que se ha creado entre nosotros. A veces me cuesta sentarme y expresarme, pero el recuerdo del objetivo hace que desaparezcan de inmediato todos las excusas que me puedo estar creando. Gracias de nuevo!!

Hoy quiero compartir una adaptación propia de una pequeña historia extraída del jasidismo (una corriente de pensamiento del judaísmo). Dice así:

Un día, el rabino Baal Shem Tov estaba contando unas sencillas historias a sus discípulos. Advirtiendo que sus alumnos estaban sorprendidos por la sencillez de las mismas, no acordes a la importancia del maestro, éste les empezó a relatar esta otra parábola:

Cierto poderoso monarca de la antigüedad encargó a su hijo la defensa de una fortaleza en la frontera, que con certeza sus enemigos se proponían sitiar y conquistar. El rey indicó a su hijo que requisara y almacenara en la fortaleza todos lo víveres que pudiera conseguir. Si los víveres no eran de la mejor calidad, le dijo, que llenara los almacenes con víveres más sencillos, pero que aguantaran almacenados mucho tiempo. El príncipe obedeció a su padre, y como ese año no había sido una de las mejores cosechas, almacenó todo tipo de alimentos que aguantaran mucho tiempo sin descomponerse, aunque en otros años de cosechas abundantes hubieran sido desechados.
El sitio de la fortaleza duró mucho tiempo, los alimentos menos apreciados, los considerados sencillos, permitieron a los habitantes de la fortaleza triunfar sobre el asedio.

Amigos míos, continuó diciendo el Baal Shem Tov dirigiéndose a sus alumnos, deberiais almacenar en vuestras memorias estas parábolas sencillas, que pueden alimentar tu alma tanto como las enseñanzas más elevadas. Las parábolas sencillas son, en definitiva, las más elevadas, en cuanto llevan la verdad al corazón de más gente.

A veces desechamos lo simple, no le damos el valor que se merece, sencillamente porque estamos acostumbrados a tenerlos. Sin embargo, lo simple sustenta nuestra vida, y es el alimento necesario para el largo, y a veces sinuoso y pesado camino de nuestras vidas.

Una tarea importante en el camino del autoconocimiento, es recuperar esas enseñanzas sencillas, pero que son armas poderosas para el crecimiento: la sonrisa, la observación de lo que nos rodea con cariño,la escucha, el abrazo, el agradecimiento, son armas que no cuestan nada, y sin embargo son un tesoro de incalculable valor.

Si me olvido de alguna que es importante para ti, no dudes en dejarme un comentario.
Hasta pronto!!

Un comentario

  1. Anna C.

    Desde el agradecimiento, he encontrado mi paz, mi bienestar y mi equilibrio. Y me he dado cuenta que yo elijo, tengo el poder de elegir como vivo, como siento, como decido, como me asombro, como pienso, como quiero levantarme cada día, como dejo que me impacte todo mi alrededor sobre mi, como quiero impactar sobre mi alrededor…..sentirse así, es sentirse libre, y desde esta libertad comprendo más la responsabilidad sobre mi misma y la coherencia de mis actos.
    Frente a cualquier situación puedo decir…..está bien…….y me la hago mía o la suelto según vibre con ella.

    Muchas palabras……muchos razonamientos…..sabes a qué me lleva? a ver mi vida de una forma más simple, más sencilla, y está bien…cada momento, yo elijo.

    Un fuerte abrazo
    Anna

Dejar una respuesta