Káritas

Los griegos llamaban a la empatía del médico con su paciente KÁRITAS, y la definían como la capacidad del sanador de sentir las necesidades del enfermo y actuar en consecuencia para aliviarle.

He hablado muchas veces en estos mensajes y con mis pacientes de la empatía, y casi con total seguridad puedo afirmar que el fallo en la comunicación se debe a que quizás podemos ser o aprender a ser empáticos con el otro, pero dentro de nosotros hay un “personaje interno” que nos boicotea y nos impide ser empáticos con nosotros mismos, alinearnos con nuestra verdaderas habilidades e intuición.

Pregúntate honestamente si tienes esa empatía hacia tí mismo: Te tratas con cariño?, Escoges adecuadamente a tus amigos y relaciones? Alivias tus dudas con el estudio, la relajación, la observación? Te escuchas a tí mismo? … o quizás enfermas (o estás bloqueado, o no puedes comprometerte, o no consigues tus objetivos, entre otros) por esa falta de empatía hacia tí mismo?.

El mundo es especial y diferente porque Tú eres especial y diferente. Te animo a que hagas algo diferente y especial con tu vida (valga la redundancia), que aproveches tu momento. Seguramente te preguntarás: y cuándo es mi momento?… ya sabes la respuesta: el pasado ya pasó, el futuro nunca llega, el momento es aquí, ahora, es el PRESENTE.

En este maravilloso día, te animo a que practiques todos los días de tu vida el KÁRITAS de los griegos, contigo (siempre) y con los que te rodean, siempre.

8 comentarios

  1. Ivan

    Muy interesante post.
    Gracias!

  2. Mireia

    Me hizo pensar en que realmente no soy empática conmigo. Soy generosa con los demás, pero de alguna manera no lo soy conmigo.

  3. María

    Un saludo, Salomón, hace tiempo que tenía ganas de hacerlo.

  4. Pablo

    He aprendido mucho en terapia contigo, y sigo aprendiendo de tu generosidad al publicar estos posts. Gracias!

  5. Tom

    inmejorable la despedida de este post.

  6. Pedro

    Salomón, copio literal de tu blog

    He hablado muchas veces en estos mensajes y con mis pacientes de la empatía, y casi con total seguridad puedo afirmar que el fallo en la comunicación se debe a que quizás podemos ser o aprender a ser empáticos con el otro, pero dentro de nosotros hay un “personaje interno” que nos boicotea y nos impide ser empáticos con nosotros mismos, alinearnos con nuestra verdaderas habilidades e intuición.

    La Real Academia Española de la Lengua define empatía como:

    empatía.
    1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

    Y me viene a la memoria la célebre frase del Dr. House
    - El paciente siempre miente

    Y ahora planteo el debate
    ¿se puede llegar por dos caminos tan distintos a un mismo y válido resultado?

    Saludos
    Pedro

  7. Muy interesante tu pregunta.

    La definición de la RAE, indiscutible por cierto, ya que yo siempre tomo esas definiciones como marco, ya que definen no solo una palabra, sino también lo que yo me debo de creer y creo que significa la palabra, (con lo cual estoy dentro de lo que es el “inconsciente colectivo”), define la empatía con respecto al otro (lo cual es cierto).
    Como de costumbre, en la sociedad actual se habla de “lo otro”, nunca de mí, es como si mi yo no existiera.
    Yo ligo porque uso desodorante Axe, tengo dientes blancos por la pasta Colgate (no porque tenga buenos hábitos o simplemente la genética hiciese que fuesen blancos), y así con todo… tengo que lograr objetivos, no tengo éxito si no hago esto, no soy nadie si no tengo un Mercedes, si no tengo casa de playa, si mis hijos no van a colegios privados y pago Masters carísimos que no sirven para nada…

    El Dr. House, en mi opinión, es un magnífico ejemplo de falta de empatía ( he de decir que ví sólo la primera temporada, me cansó el personaje, muy predecible: narcisista, egocéntrico, un clásico freudiano: herida narcisista profunda, que se hace más patente luego de su accidente en la pierna, comportamientos adictivos (menudo ejemplo para nosotros, todo se soluciona con drogas, encima eres brillante en tu profesión), en fin, detenta el poder de ser médico brillante y humilla a todo el mundo…

    Siguiendo: El Dr. House dice: todos los pacientes mienten…. a partir de ahí provoca, hiere, invade la vida privada de sus pacientes y equipo médico, obliga, presiona para conseguir la “verdad” y salvar vidas. Realmente la vida es eso? ver la realidad distorsionada por mis propias limitaciones? Hay “una” sola verdad, o existe la remota posibilidad de que el otro tenga “su” verdad y pueda entenderla?

    Pero voy más allá… para desarrollar la empatía, he de entenderME, tratarME con benevolencia, cuidarME, tolerarME, abrirME al mundo, a nuevas formas de entender la realidad, ROMPER CON MIS CREENCIAS LIMITANTES… quizás de esa manera pueda, de alguna manera, acercarme al otro y enterderlo.

    De nuevo gracias por tu comentario, y que siga el debate…. me parece maravilloso!!

    Un afectuoso saludo

  8. Claro que para lograr ser empático, tenemos que estar dispuestos a cambiar en diversas conductas. Gracias por la información, así como los valiosos comentarios que la enriquecen.

Dejar una respuesta