La jaula de oro

Toni tenía, desde hacía muchos años, un hermoso loro que, muy orgulloso, enseñaba a todos sus visitantes. Un día, Toni recibió la visita de un amigo al cual no veía desde hacía años. Los dos amigos charlaron y charlaron durante horas, mientras el loro, en su jaula, repetía incansablemente:

- Libertad, libertad, libertad!

El amigo de Toni no podía disfrutar de la conversación, ya que le parecía desgarrador escuchar al loro repetir incansablemente la palabra libertad, mientras que con su pico se cogia a la puerta de su hermosa jaula, señalando la puerta hacia su ansiada libertad.

Fueron pasando las horas y el amigo de Toni se marchó, pero se quedó pensando en el infortunio del loro, como asimismo acerca de su desalmado amigo, que era el carcelero del loro. Cuánto había cambiado Toni! pensaba triste y compungido.

No pudo dormir en toda la noche, y en su desvelo, decidió que iría a salvar al pobre animal de su infortunado encierro. Antes del amanecer, marchó rumbo a la casa de su amigo, se introdujo en la misma por una ventana y abrió la puerta de la jaula, diciéndole al animal:

- Vamos, bonito, sal! ya eres libre!!

De pronto, para su sorpresa, el loro se fue al extremo opuesto de la puerta de la jaula y empezó a gritar:

- Toni, Toni! Socorro! Socorro! Quieren robar a tu loro!!

Cuántas “jaulas de oro” nos construimos? Cuántas creencias limitantes hacen que no podamos salir de ellas? Cuando hablamos de “zona de comodidad” nos referimos justamente a esas creencias que en realidad, son jaulas de oro muy incómodas. En realidad, la deberíamos de llamar “zona de incomodidad”, pero quizás, aún sería más difícil verlas!

Podría seguir hablando sobre esto, pero como para mí lo importante es tu comentario, tu criterio, tu aprendizaje, te animo a dejar tu comentario. Asimismo, si te gustó este relato, no dudes en RT, me gusta, @ , que para mí son de gran valor.

Asimismo, hay un libro de descarga gratuita y anónima: ” Trucos para regalar rosas sin que te hagan daño las espinas” en http://piensaenpositivo.com/trucos-xa-compartir/ , si estás angustiado por la situación por la que todos estamos pasando, este artículo te gustará: http://piensaenpositivo.com/crisis-actitud/ , si estás en el paro…este artículo te ayudará: http://piensaenpositivo.com/cansado-crisis/  y si quieres un cuento acerca de la No Violencia, este te gustará: http://piensaenpositivo.com/violenciatolerancia-cero/

Gracias, hasta pronto!!


4 comentarios

  1. Ma Elena M Vicencio Maldonado

    Gracias por tu cuento, mi risa fue espontanea por que me imagine al loro gritando y bueno me parecio gracioso contado de esta manera; pero cuantas veces escuchamos esto mismo a manera de queja de que desean esa libertad pero cuando se les proporciona la libertad no quieren salir, sera porque no quieren asumir la responsabilidad de su libertad …

  2. admin

    Gracias Ma. Elena por tu comentario. Pues sí, cuantas veces ayudamos moralmente y económicamente a personas que gritan “quiero salir, cambiar” y luego siguen encerrados en su jaula?
    Un saludo!!

  3. Muy sencillo y lleno de valor y veracidad.
    En mi campo que son las ventas, veo muchas de estas creencias autolimitantes que nos “encarlelan” nuestro potencial como personas de éxito.
    Muchas gracias por compartir!!
    Un abrazo!

  4. admin

    Gracias Iosu por tu comentario!! En todas las facetas de nuestra vida tenemos esas creencias limitantes, pero efectivamente, las notamos más en nuestro campo profesional, ya que limitan nuestro potencial. Un saludo!!

Dejar una respuesta