La navaja de Ockham (y II)

Me despedía el jueves 19 preguntándoos si sabíais la correlación entre la vacuna y la navaja de Ockham. Aquí va la respuesta, con mi agradecimiento a los que enviaron comentarios acerca de la pregunta formulada y sobre el post.

Si bien se supone que la idea de simplificar los razonamientos por el sencillo método de ahorro de energía viene desde antes de Ockham, el sacerdote la hizo famosa, quizás por agregar en su definición el concepto provocativo de la navaja, con la que se supone que se deben cortar de raíz los razonamientos que complique inútilmente el análisis de una situación o la solución de un problema.
Esta regla, que en lo cotidiano aplicamos muchas veces sin darnos cuenta, ha tenido una importancia capital en el desarrollo posterior de la ciencia. Hoy hablaremos de uno en particular: el del doctor Edward Jenner, que a finales del siglo XVIII, trabajaba arduamente en la investigación del contagio de la viruela. Para poder hacer algunos experimentos, necesitaba individuos que no tuvieran la enfermedad y, en su búsqueda, se encontró con un pueblo exento de casos. Era un pequeño pueblo de 200 familias que se dedicaban a la industria láctea. Como todo científico, Jenner pensó en varias alternativas que explicaran esta inmunidad, entre las cuales barajó algunas bastantes complicadas y otras realmente absurdas. Con el sistema de la navaja de Ockham, Jenner empezó a descartar las alternativas que complicaban inútilmente el análisis del problema. Se quedó solamente con dos.

Lo que consiguió cambió para siempre la historia de la humanidad. Se dió cuenta de que algo relacionado con las vacas (de allí la palabra “vacuna”) confería protección a los que trabajaban con ellas. Así pudo descubrir la sustancia para la protección contra la viruela y desarrollar la vacuna que ha salvado millones de vidas….

RECUERDA: Simplifica tu vida, descarta todo lo absurdo, inútil, pesado, haz más ligera tu “mochila”. Haz como Jenner: descarta las alternativas que complican inútilmente el análisis del problema.

Dejar una respuesta