Las algas que nos aprisionan

Los sentimientos negativos que guardamos de viejos conflictos no resueltos (especialmente con mamá-papá), pueden prolongarse durante mucho tiempo, a menudo años, a veces para siempre, limitando nuestras capacidades. Parecería ser que “no me permito” ser feliz, elijo gente errónea como compañía, o sencillamente repito un mismo patrón que inconscientemente sale desde muy dentro mío y da por el traste con mis maravillosos objetivos. A veces, el sólo pensar en esos sentimientos negativos, hace que sienta un estremecimiento en la espalda, un dolor de estómago, o una ligera ansiedad, ya que el mero recuerdo de éllos me reconecta con las respuestas negativas que tuve en ese momento. Estos sentimientos afloran como algas que fueran aprisionándome y me impidieran avanzar.

Siempre que sea posible, sería conveniente aclarar los conflictos. Si esto implica volver a acercarse a alguien y discutir sobre ciertos temas para llegar a un entendimiento mutuo, hazlo, adelante!. Si tienes que disculparte para cortar esas algas y sentirte libre de los sentimientos que te crea ese “estar atado” a viejas sensaciones, no lo dudes, hazlo. Ignorar tus sentimientos no te librará de las algas, más bien lo contrario, así que mi consejo es: hazlo, y cuanto antes mejor! (Aclaración: en algunos casos, por ejemplo maltrato de cualquier tipo, sencillamente aléjate de esa persona y elabóralo contigo mismo o pide ayuda).

Eso es lo que hacemos en terapia: saber dónde estamos, dónde queremos llegar, pero fundamentalmente DESDE DÓNDE ACTUAMOS. La mayoría de las veces, actuamos desde un lugar que no podemos definir ni localizar. Es más, nos enfadamos porque tenemos claro lo que tenemos que hacer o decir, pero en un segundo sucede y zas!…metemos la pata de nuevo!. Identificar “ESE LUGAR” es el gran objetivo del proceso terapéutico, sólo entendiéndoME y comprendiéndoME lograré la capacidad de saber en cada momento desde dónde estoy actuando (hay muuuuchos desde dóndes, por ejemplo: desde el orgullo, decepción, ira, autoengaño, cariño….) y dar la respuesta adecuada a cada momento. Suena difícil, pero no lo es. Requiere,eso sí, una gran honestidad contigo mismo y práctica, mucha práctica. Te seguirás equivocando, pero no pasa nada, con honestidad pides disculpas, interiorizas lo que aprendiste y sigues intentándolo.

No hay fracasos, sólamente experiencias que nos llevan a resolver dudas y a hacernos cada vez más libres en el, a veces arduo y sinuoso, camino de nuestras vidas.
Os cuento un ejemplo de ello: Cuando Thomas Edison estaba inventando la bombilla, tuvo docenas de fracasos para encontrar el material adecuado (tungsteno) para el filamento. Un amigo le preguntó si no se desanimaba ante tantos fracasos, y Edison respondió que no los consideraba fracasos, sino sencillamente una respuesta cierta de qué material NO debía usar.

Lamentablemente o por suerte, en la parte emocional muchas veces no hay respuestas tan claras. Pero siempre hay respuestas, y estas respuestas, aunque no nos gusten, nos indican el camino….

La escucha activa, comprensión, alegría, amistad, intuición y muchas otras que sería imposible de enumerar aquí te ayudarán en el objetivo de liberarte de las algas que te aprisionan. Te dejo con una pregunta: Cuál crees que es la herramienta que tú mejor usas, o con la que te sientes más cómodo? Espero tu respuesta… cada uno de nosotros tiene una herramienta especial, así que lo mejor que puedes hacer es identificarla y usarla!! No se compran, ni te las dá ningún gurú, psicólogo, tarotista o amigo, siempre ha estado contigo, solo tienes que identificarla, sacarla y usarla!

6 comentarios

  1. Jo Ga

    ¡Interesante! propuesta Salomón.

    Verdaderamente la mayoría no hemos sido enseñados correctamente en como se debe vivir.
    Y después la vida nos sigue pasando factura por nuestra falta de preparación.

    quiero resaltar algo que me ha gustado, lo que mencionas cuando dices
    lo que respondió Edison a su amigo con respecto a los centenares de
    fallos antes de su descubrimiento:
    ……………………………………………………………………………
    Un amigo le preguntó si no se desanimaba ante tantos fracasos,
    y Edison respondió que no los consideraba fracasos,
    sino sencillamente una respuesta cierta de qué material NO debía usar.
    …………………………………………………………………………..

    respuesta genial, tanto más que lo que descubrió después.

    ¡gracias! por tu regular participación.
    me has hecho recordar algo que escribí hace unos años.
    que lo subo en el próximo post.

    saludos cordiales.
    JoGa.
    .

  2. B.

    Muy bonito el artículo, me he dado cuenta de unas cuantas algas que me tienen atada, desarticulada, deprimida….

  3. Julio

    Será por eso que siempre elijo parejas que no me satisfarán nunca?

  4. Sonia

    Gracias Salomón!
    Te sigo desde hace tiempo, quizás no te escribo comentarios, pero te agradezco el esfuerzo que haces por mantenernos despiertos.

  5. Aina

    Desde que te conocí y la terapia que hice contigo, no he dejado de avanzar, he cortado muchas algas.
    Gracias

  6. V.

    Qué paciencia nos tienes… yo soy una de las que no se anima a cortar con las situaciones que me molestan, aunque gracias a tu guía, por lo menos me doy cuenta que soy yo la que no quiero cortar…
    gracias de nuevo

Dejar una respuesta