Nochevieja…es especial?

… O nuestra meta podría ser hacer de cada uno de nuestros días especial? El último día del año invita a hacer un balance de lo que ha sido nuestro año y marcarnos nuevos objetivos. Llega la noche y cuando comemos las uvas y, motivados por la publicidad engañosa, nos dejamos absorber por la fiesta, el alcohol y las aglomeraciones de las fiestas, perdemos de vista nuestros objetivos y, en muchas ocasiones, caemos en el exceso.

Con respecto al balance del año: perfecto! Siéntate y reflexiona, observa qué es lo que no ha ido tan bien, lo que ha ido bien y lo que ha ido estupendamente. Recuerda que a veces, no todo lo que ha ido estupendamente terminará bien, ni todo lo que no ha ido tan bien terminará peor. Sencillamente sé honesto contigo, no valores lo que te ha pasado por bien o mal, sino por el coste emocional que te ha supuesto. Pongo un ejemplo: posiblemente hayas conseguido un trabajo, eso es estupendo (y más en los tiempos que corren!!) pero eso a lo mejor te ha supuesto “congelar” por un tiempo tus sueños. A lo mejor te han despedido, o estás en el paro desde hace un tiempo, eso puede ser interpretado como algo malo, pero quizás, siendo honesto contigo mismo, puedes aprender mucho de esta situación y sea el empujoncito que te faltaba para cumplir tus sueños y dedicarte a ti mismo, o a encontrar un trabajo más acorde con tus habilidades personales.

Con respecto a los objetivos que nos planteamos: Recuerda: los objetivos tienen que ser pequeños, claros, alcanzables y tu compromiso tiene que ser hacerlos estables en el tiempo. Pongo un ejemplo: Si quiero empezar a ir al gimnasio, no solamente debes apuntarte a un gimnasio! Empieza de a poco, por ejemplo 1 vez por semana, luego 2 veces, marca objetivos de acuerdo a tu edad, lo que quieres conseguir y, una vez que hayas ido al gimnasio cumpliendo con tus objetivos y regularmente durante 3 meses, podemos decir que estás empezando a conseguir que tu objetivo sea estable en el tiempo. Otra truco: objetivos grandes siempre te llevarán a la frustración, objetivos pequeños y alcanzables harán que tu autoestima mejore, te sientas bien contigo mismo y te empujarán a subir, de uno en uno, los peldaños para conseguir un objetivo mayor.

Yo soy partidario de festejar todo lo festejable, me gusta unirme a toda la energía positiva de los festejos, pero siempre respetándome y respetando a todos. Nochevieja es un día maravilloso y de festejos. Adelante! Pero por qué no festejar cada día de nuestras vidas? Todos los días son dignos de vivirlos a tope: no es digno de festejo que me despierte, que respire, que agradezca todo lo que tengo (aunque a veces me parezca poco) y sobre todo, que pueda relacionarme con otros? Eso hace que cada día sea especial y festejable!! Como en Alicia en el País de las Maravillas, hagamos que cada día sea el Feliz Día del NO cumpleaños!! y, por qué no? que cada día sea el  PRIMER DÍA DE NUESTRA MARAVILLOSA VIDA.

Te deseo desde aquí, que cada día tengas la fuerza para hacer de TÚ día, un día especial, único y positivo. Te deseo que, aunque no sea un día positivo, te detengas un instante, respires hondamente y te digas: Yo puedo con esto, y estoy haciendo lo necesario para transformar mi percepción de esta dificultad. Te deseo que VIVAS PLENAMENTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, QUE TE RESPETES Y TE QUIERAS MUCHO y, POR ENDE, A TODOS.

Ya sabes, si te gustó esta reflexión, un “me gusta”, RT, compartirlo con tu entorno y por supuesto un comentario, hacen que todos crezcamos más!!

Hasta el año que viene!!

 

2 comentarios

  1. Eva

    Fantástico, realmente fantástico…

  2. admin

    Gracias Eva por tu motivador comentario. Feliz 2013!!

Dejar una respuesta