Nuevas situaciones

Vivimos en tiempos revueltos. Una y otra vez, luego de un proceso en que ya nos hemos reacomodado a una situación, aparece una nueva que nos coloca en una que nos produce miedo, vacío, vértigo. Ya sea la crisis, que nos sacude a todos, o las situaciones personales, nos hacen que nos sintamos “como si saltáramos al vacío”.

Sólo diciendo adiós a una serie de situaciones y personas auténtica y sinceramente, es cuando renace en nosotros nuestro auténtico yo, y el aquí y ahora empiezan a adquirir un significado pleno. El aprendizaje que nos producen estas pérdidas, nos hacen más capaces de resolver situaciones desde otra perspectiva.

Debemos de reconocer que muchas veces estamos agarrados a nuestro pasado y el soltarlo nos produce vértigo al vacío… sin mi historia y mis posesiones, es como “si dejara de ser”. Si vamos “rellenando” nuestro yo con la historia que nos hemos creído, nos agarramos al pasado, nos agarramos a situaciones y personas que pasan a llenar huecos de nuestra personalidad. Buscamos en esas personas o situaciones aquellas cualidades y características que tapan, poniendo un parche, los “vacíos” que nos hemos creado.

Esto es válido tanto en las situaciones emocionales, como en la salud y en lo económico. Si en estos momentos de crisis y porque, por ejemplo, he perdido mi trabajo, me agarro a mis posesiones como si fueran todo mi yo, pierdo energía en intentar mantener algo que, en definitiva, no es tan importante. Debo de entender que no es vital (excepto para los que nos lo “venden”) tener el último televisor con tecnología led para ver la tele, ni competir con el vecino por el último modelo deportivo (entiendo que la situación es dramática para muchísima gente, y va más allá de lo que menciono, es sólo un ejemplo). Si es en lo emocional, y creemos que una persona “tiene” algo que yo no tengo, en definitiva me engancho y la “necesito”, porque tiene algo de lo que nosotros creemos que carecemos, y tratamos a toda costa de llenarnos y agarrarnos a ellos en lugar de sacar, de recuperar en nosotros, aquello que creemos que no sentimos dentro.

En definitiva, estos agarres o enganches suceden cuando tenemos asuntos sin concluir, o conducidos de una forma no satisfactoria. Ante esa sensación de insatisfacción, nuestra mente la archiva como “asignatura pendiente” y una y otra vez seguimos trayendo esa situación a nuestras vidas. Vivir la vida de una forma satisfactoria supone el empezar y acabar las situaciones en cada aquí y ahora, expresando positivamente nuestros sentimientos y nuestras verdaderas necesidades. No es saludable seguir pensando “ya llegará, cambiará, se solucionará”. Lo saludable es hacer los ajustes necesarios para CREAR nuevas situaciones que nos lleven a un estado de bien-estar. Renunciar a personas o situaciones que nos hacen daño, como dije, hace que reforcemos nuestro yo y, a partir de ahí, aparecerán soluciones creativas, nuevas, que nunca habíamos implementado, para reconducirnos a un estado de equilibrio interior. Quizás no es lo que esperabamos, quizás nos sintamos desilusionados, enfadados, con miedos…quizás nos sintamos al borde de un precipicio e incluso veamos el vacío a nuestros pies, pero en situaciones de “no puedo más, necesito hacer un cambio”, recuperamos nuestra capacidad de ver con mayor claridad soluciones diferentes pero apropiadas a la consecución de nuestros verdaderos objetivos.

En tiempos tumultuosos, es bueno detenerse, reflexionar y preguntarnos: ¿Qué es lo que realmente quiero y necesito? ¿Es ésto (lo que nos está pasando) lo que quiero? ¿Qué puedo hacer? ¿Qué opciones realistas (por lo menos podrías pensar en 3 opciones) podemos implementar? ¿Esta persona o situación, qué nivel de daño/placer me está brindando? ¿Es necesario mantener este nivel de dolor en mi vida?. A partir de las respuestas que obtengas ACTÚA!!, no esperes a mañana, recuerda que el pasado ya pasó, el futuro nunca llega y el único momento de poder es el aquí y ahora.

En este maravilloso y brillante día de primavera, os deseo maravillosas, creativas y brillantes soluciones para retomar a la brevedad el camino del equilibrio en vuestras vidas.

4 comentarios

  1. Silvia

    Siempre tan acertado ;)
    Gracias por seguir enseñandonos dia a dia!
    Un bsito

  2. Sunsi

    Mensaje positivizador, lleno de fuerza y energía.

    Abandonar nuestra zona de confort no es nada fácil. A menudo, pensamos que es mejor quedarnos donde estamos que arriesgarnos a tomar una decisión. No sabemos cómo nos sentiremos, qué ocurrira… esta incertidumbre nos detiene y no nos hace avanzar. El miedo nos paraliza.

    El pasado no volverá….¡ACTÚA!

    Un abrazo

  3. Mercé

    Besos fuertes i enhorabuena por la estupenda i fashion web/blog

  4. Una vez más, Salomón: gracias por este regalo que es tu blog y estas píldoras que nos revitalizan conscientemente.

    ¡Un abrazo de color esperanza para ti y todos los compañeros de viaje…!

    Iván

Dejar una respuesta