Patrones Aprendidos

 

 

Cuando eres niño, tu familia te adjudica un papel… pasas inmediatamente a ser el tonto o el listo, el vago o el empollón, el guapo o el simpático. La cuestión es que, sin quererlo, aprehendemos esos roles adjudicados sin tener en cuenta mis habilidades o mis necesidades.

Nos asignaron un papel que, la mayoría de las veces, no queremos ni merecemos. Todo esto se complica porque, a la vez que nos asignan un papel, también lo hacen con nuestros hermanos, haciendo que nuestras relaciones sean siempre de comparación y/o envidia, perjudicando la misma irremediablemente.

Para crecer y realizarnos, debemos “darnos cuenta” de los patrones aprendidos desde nuestra más tierna infancia y el por qué de esa asignación. Si no descubrimos esto, estaremos viviendo una vida que no es la nuestra, sino la asignada. Esto vale tanto para los tontos, los vagos y los simpáticos que para los listos, los empollones y los guapos, ya que NINGUNO ha elegido ese papel.

Las razones por las cuales te asignaron ese papel son infinitas, te cito algunos ejemplos: posiblemente nació primero que tú un niño que murió a los pocos meses y quizás por eso te sobreprotegieron, quizás tu familia es religiosa y querían que fueras cura, y así podría enumerarte muchas situaciones. La generalidad es que todas las familias, necesitan depositar en sus hijos parte de las frustraciones por las cuales pasaron los padres, un mochuelo que cargue con las culpas o los secretos de la familia.

Suena duro, pero si revisas la historia de tu familia, verás que en definitiva, vamos repitiendo los patrones aprendidos, lo que creímos que “debería ser”. En terapia nos ocupamos, no de echar culpas, sino de elaborar, trabajar, investigar profundamente y descubrir quién, verdaderamente, eres tú. Que confíes en tus habilidades, que aceptes riesgos, que cambies, que te fortalezcas y que en definitiva, vivas tu propio guión. NO ACEPTES SER EL ACTOR SECUNDARIO DE LA PELÍCULA DE TU VIDA!!

Recibe todo mi apoyo esta gratificante tarea de  conocerte, crecer, y construir TU propia vida.

Dejar una respuesta