Qué es el Coaching? (VII)



En la 6ª entrega, me había comprometido a continuar desarrollando el tema de las Preguntas Poderosas y qué procesos favorecían éstas, para demostrar la importancia de las mismas.

Como principio general, hay que mencionar que las Preguntas Poderosas son más que “buenas preguntas”. Puedes hacer muy buenas preguntas, pero si no son pertinentes al objetivo a clarificar, son sólo eso, buenas preguntas.

Una Pregunta Poderosa tiene que, a mi juicio ( no puedo, porque sería largo, mencionar todos los requisitos) favorecer, aumentar, clarificar:

- Facilitar al Coachee la aclaración de sus pensamientos, necesidades, deseos, objetivos, sueños, etc.

- Animar al empowerment (refuerzo), en la medida que estimulan al Coachee a encontrar, por sus propios medios, la solución ideal para resolver una situación.

- Animar, mediante el empowerment, a que el Coachee encuentre más de dos opciones. Aquí yo explico que la primera opción que se nos ocurre es la menos adecuada, la segunda es lo contrario de la primera, o sea, que animo a que haya más de tres opciones, ya que, por experiencia contrastada en mi trabajo, las dos primeras no siempre son creativas.

- Aumentar el nivel de consciencia y de autoconocimiento.

- Estimular nuevas respuestas y posibilidades.

- Animar a ser creativo, saltar muros, experimentar y reducir resistencias al cambio.

- Promover en el Coachee la utilización de los recursos o habilidades propios y clarificación de objetivos.

- Promover la creatividad.

- Promover el tomar riesgo y responsabilidad de sus elecciones.

Me queda por desarrollar, en la próxima entrega, el por qué es imposible hacer Coaching sin Preguntas poderosas.

Espero vuestros comentarios con ansiedad positiva, y os recuerdo que también podéis encontrar contenidos diferentes en mi Twitter: http://twitter.com/#!/piensanpositivo (aquí también publico en inglés) o en Facebook: http://www.facebook.com/piensaenpositivo

Hasta pronto!!

Dejar una respuesta