¿Qué es la Escucha Activa?

En estos tiempos de crisis, más que nunca, debemos actuar utilizando una de las herramientas más poderosas y efectivas que conozco: la escucha activa.

Como dice el refranero castellano muy sabiamente: “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon la tuyas a remojar”. Aunque a mí personalmente no me afecta en demasía  la situación económica que vivimos (lo cual agradezco diariamente), desde hace un tiempo participo activamente en organizaciones sin ánimo de lucro, foros en internet, y en algunos “networkings” profesionales, con el propósito de conocer nueva gente, posibilidades y ver diferentes realidades,  abrir mi mente, ver otras opciones y observar cómo las personas se “reinventan”.

Hace una semana participé en un evento de networking, en un marco muy bonito y acogedor. Para los que no lo sabéis, estos eventos se realizan con el objetivo de que conozcas personas que te pueden abrir nuevos horizontes. Es un marco en donde se intercambian tarjetas, conocimientos, experiencias. Volviendo al tema, estaba en un networking, que se realizó en un local francamente acogedor y simpático. Estaba conversando y realmente divirtiéndome con otros asistentes y de pronto se acercó una persona al grupo y literalmente “nos invadió” con “SU” necesidad. Hablaba, hablaba y hablaba… era una “catarata” de hablar y “ahogar” el clima tan bonito que habíamos creado en este mini-grupo. Expresaba continuamente lo mal que le iba, todo lo mal que le había ido en sus trabajos anteriores y lo “fuerte” que había tenido que hacerse por todos los “palos” que había recibido. Dentro de su discurso, que yo escuchaba activamente, me dí cuenta que conocía una persona que podía echarle un cable poderoso a su negocio y que realmente le iba a ser útil. Intenté tres veces hacerle una pregunta para confirmar si mi apreciación era correcta y si mi conocido realmente podía ser un buen contacto para ella. NO HABÍA FORMA, lo intenté una vez, cero feedback, lo intenté una segunda vez, cero respuesta (con la cómplice sonrisa de uno de los miembros del mini grupo, que de esa forma me decía: no lo intentes, no te escucha..ni siquiera te oye)…. pero a mí me gusta que me escuchen y que me entiendan, así que, ni lerdo ni perezoso, le toqué la mano y le dije: eiiii… te puedo hacer una pregunta?. En esos momentos, salió de SU necesidad y me escuchó… para resumir, le dí mi tarjeta y le dije que me enviara un mail y que le daría los datos del contacto, ya que no los llevaba encima. Estoy esperando su mail, que todavía no he recibido….

Los que me conocéis, seguramente ya intuís qué es lo que voy a deciros que aprendí de esta situación. A los que no me conocéis tanto, aquí os dejo algunos (de los innumerables que se me ocurren) puntos de reflexión:
¿Realmente estoy abierto al cambio?
¿Estoy escuchando activamente a mi entorno?
¿MI necesidad de ser aprobado es más importante que MI cambio (que incluye al otro, claro)?
¿Estoy siendo empático conmigo mismo o sólo con mi parte de dolor y sufrimiento?
¿Desde mi zona de confort (los palos que me han dado, mis miedos, mis sentimientos), “ahogo” al otro tanto, que no le queda más remedio que salir corriendo?
¿Estoy participando activamente en mi vida o solamente estoy perpetuando y ahondando en mis carencias y bucles negativos/destructivos?

La ESCUCHA ACTIVA implica necesariamente salir de mi zona de “confort”, borrar de mi mente todos los pensamientos que acuden a ella, y sentarme cómodamente en la empatía y escuchar… y que me escuchen.Es estar presente en el presente. Cuando se practica la escucha activa, no hay necesidades, reproches, agresiones, objetivos, órdenes… sencillamente hay, como mínimo, dos personas ENTENDIÉNDOSE, ACOMPAÑÁNDOSE, APOYÁNDOSE. Si nos expresamos desde las creencias limitantes, zona de confort, miedos… lo único que hay es el incesante ruido de la rutina, miedo, hastío, incomprensión y sentimiento de soledad.

Un truco: para llegar a la escucha activa, primero has de escucharte a mí mismo… a tus VERDADERAS necesidades, que te guiarán en el hermoso proceso de autoconocimiento para llegar al objetivo: avanzar y crecer en todos los aspectos de tu vida. Los terapeutas, comunicadores, coaches, poseen herramientas poderosas para lograr el objetivo de diferenciar entre tus VERDADERAS necesidades y las que proceden de tu zona de confort. No dudes en consultar a un profesional para lograrlo, ya que, en la mayoría de las ocasiones, si lo intentamos nosotros mismos, solemos hacernos trampas o inventarnos atajos…pero eso es tema para otro artículo.

Ya sabes, si te gustó esta reflexión, no lo dudes. Un “me gusta”, RT, compartirlo con tu entorno y por supuesto, tu comentario, nos hace evitar a todos atajos que conducen al fracaso.

Hasta pronto!!

17 comentarios

  1. Muy de acuerdo con tu artículo… para mí, el tema de la escucha siempre ha sido y es apasionante, siempre les hago a mis alumnos la misma pregunta que a mí me hicieron en su día ¿qué es escuchar?…. y antes de contestar les comento que no quiero una definición de diccionario sino que herramientas, habilidades, actitud es necesaria para DEMOSTRAR que tengo un buen nivel de escucha…. pero ¿ quién en la escuela nos enseñó qué era escuchar y qué es necesario para demostrarlo?, ¿ quizá en el instituto?, ¿ en la universidad?… la respuesta siempre es NO. Creo sinceramente que es un déficit de nuestro sistema educativo y que con ello podemos aplicar esa frase tan manida pero muy cierta de ” así nos va”.

    Estamos en una sociedad y en un momento donde la escucha es una verdadera necesidad.

    Un saludo a todos/das

  2. encontrado

    justo ahora acabo de leer la caverna de Saramago..y la habia interpretado de otra manera hasta leer tu píldora; me habia fijado más en la perspectiva omnipresente/hedonista/superficial del Centro y no me habia percatado, tanto, del viaje hacia la escucha interior, que hacen todos los personajes (incluso Cipriano en lo que se refiere a los sentimientos que le despierta Isaura).
    Pero dándole vueltas a la trama…me doy cuenta que al final toda la familia se escuchan a ellos mismos y entre ellos pero … se dejan llevar … y Saramago no dejó escrito cual fue su rumbo, ni tampoco su destino… cosa que me deja alguna pregunta que no se responder ¿no se escucharon suficiente? ¿antes de reaccionar digamos “impulsivamente”, no debieron trazar un objetivo? ¿que roca van a empujar? … sobre todo … ¿dejo escrita Saramago la secuela?

    Maldita racionalidad…

  3. admin

    Gracias por tu comentario, lo de maldita racionalidad lo dice todo… sin la escucha interior es imposible una buena comunicación, ya que si no, nos quedamos en la maldita racionalidad. La razón está por definición, dentro de los límites impuestos por la familia, sociedad, estado. Como diría Freud, el superyó, o sea la ley, el orden, lo “que debe ser”. Hay que romper límites, siempre!! Un saludo!!

  4. admin

    Como profe, me ha llegado tu comentario. Lamentablemente nunca nos enseñaron a escuchar, sino más bien a obedecer en muchas ocasiones leyes sin sentido. Ahí está la diferencia entre oír y escuchar. Nos han enseñado a oír, pero no a escuchar. Un saludo!!

  5. Hola a tod@s,

    Muy interesante y oportuno artículo, nunca pasa de moda, por desgracia. Sea por la combinación del carácter latino de los países del area mediterránea de Europa/Africa o por el deficiente sistema educativo que los políticos cambian como se cambian de calcetines, muchas personas, entre las que yo me incluyo, nos encontramos con que el sistema está muy bien organizado, para que unos manden y otros ejecuten sin pensar.

    Que os parece este artículo bajo la perspectiva de los ni-ni de 20 y pico? como empleador no salgo de mi asombro de la cantidad de personas que entrevisto, con casos de ni-ni de más de 40 sin intención de reciclarse.
    Otra reflexión, que os viene a la mente al escuchar cualquier comentario que empieza por “es que…”

    Gracias por estar al otro lado, mentes abiertas!

  6. admin

    Gracias Albert por tu comentario, especialmente por lo de mentes abiertas. Efectivamente, una actitud “diferente”, que no acepte la racionalidad o los juicios imperantes, hace que tu vida avance y puedas ver nuevas oportunidades. Un saludo!!

  7. Carmen V

    Hola, no sólo me gusta tu artículo, sino que me encuentro en total acuerdo con tus palabras. En mi labor, esta es una herramienta necesaria, que he fortalecido y que me apasiona conocer y explorar en mi misma, así como otros aspectos de la comunicación; y aún así, aún cuando he aprendido y me resulta fácil “estar presente”, cuando mi emociones comienzan a ganar espacio, me encuentro con que tengo que hacerme reaccionar a mi misma y volver al presente, a mi centro, a lo que en Constelaciones se denomina la metaemoción…centrada y fluyendo. Gracias por compartir este artículo, que sin duda refleja mi pasión por el tema. Muchas gracias.

  8. admin

    Gracias a ti, Carmen, por tu apasionado comentario.

  9. La escucha activa parece que sea una competencia que tenemos todas las personas. Si preguntamos a cualquier persona si escucha a los demás, responderá que si, nadie reconocemos es falta de capacidad.

    Yo era uno de tantos, convencido que sabia escuchar, hasta que me di cuenta que no era verdad o al menos al nivel que yo me pensaba. Gracias a ello ahora soy más consciente y práctico la escucha activa y la verdad que vale la pena el trabajo aportado.

  10. admin

    Gracias Josep, honesto y motivador comentario. Un saludo!!

  11. Un artículo con muchos puntos interesantes para reflexionar.
    Lo que más le gusta a una persona es hablar y cuando no puede hablar en voz alta se habla a uno mismo, con el diálogo interno. El problema es que cuando hablamos no escuchamos y esto hace que las otras personas se sientan desatendidas, además de hacernos perder la información valiosa que tienen para nosotros.

  12. admin

    Gracias Miguel! Muy asertivo tu comentario!!

  13. Tu post es rico e instructivo, es muy cierto lo que pones y me gustaría intentar enriquecerlo un poco más, a ver que te parece.

    La escucha activa además de lo que propones y sin olvidarlo, para mi incluye buscar el verbo de lo que esta diciendo y la inquietud también.
    ¿Qué hacia el protagonista de tu historia? ¿estaba buscando soluciones? no lo parece ¿entonces que hacía? y ¿Qué inquietud le movía a hacerlo?

    Una vez detectado y chequeado podemos hablar ¿Qué pasa cuando hablamos a lo que de “verdad” le importa al oyente?

    Para que nos escuchen, me parece interesante escuchar primero y luego hablarle a eso que de “verdad” le importa en ese momento.

    Todo lo expuesto aquí en este post es cierto, y lo que yo creo es que nosotros podemos ayudar a que nos escuchen, ¿cómo? escuchando más y mejor.

    Un abrazo

  14. admin

    Gracias por tu aportación, Manuel!!

  15. dory

    gracias , he aprendido algo mas de lo que intento hacer cada dia en mi trabajo .

  16. admin

    Gracias por tu comentario, D., me alegro que te sirva en tu día a día. Un saludo

  17. dora

    el articulo toma un tema que en la actualidad es el mayor problema de la humanidad: la comunicación. muy buen articulo. gracias.

Dejar una respuesta