Simplificar la vida

En el día a día, estamos obligados a enfrentarnos a complicaciones, problemas y situaciones que reclaman nuestra atención e imponen la necesidad de tomar decisiones. Mi propuesta de hoy es aprender a recortar lo verdaderamente importante de cada hecho, resistiendo a nuestra cultural tentación de complicar las cosas. LAS MEJORES SOLUCIONES APARECEN DE LA MÁS SIMPLE LECTURA DEL PROBLEMA (aunque la más simple lectura implique realizar esfuerzos que no queremos hacer).

Para ilustrar este punto, os contaré una anécdota, que ocurrió en plena guerra espacial, entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. En ese entonces, ambas potencias se esforzaban por ser los primeros en llegar a la luna. Dejar registro de lo ocurrido era tan importante para el futuro como lograrlo. Como no existían nanochips, todo debía escribirse a mano. Esto condujo a un problema: sin gravedad, la tinta de los bolígrafos no escribiría.

La potencia que consiguiera solucionar esta dificultad, ganaría, sin dudarlo, la carrera espacial. Estados Unidos invirtió millones de dólares en solucionar el problema y lo logró.
Efectivamente, Estados Unidos llegó primero a la luna, pero NO fue porque la Unión Soviética no hubiera resuelto el problema de la tinta, ya que éstos lo resolvieron a las pocas horas de haberse planteado: sencillamente, encarando el problema con la mayor simpleza, renunciaron a los bolígrafos y decidieron reemplazarlos por lápices!!

NUESTRA es, entonces, la tarea de simplificar las cosas con las que nos enfrentamos y quizás, sólo quizás, también dejar de sofisticar hasta lo indecible nuestras necesidades, para quedarnos con las auténticas y saludables, que, en general, no son las más publicitadas sino las más sencillas… aunque a veces, lo más sencillo requiere de un gran esfuerzo: ser honesto con uno mismo.

9 comentarios

  1. Francisco

    Interesante reflexión. En numerosas ocasiones “nos ahogamos en un vaso de agua”…

    Saludos!
    Francisco

  2. Francesc

    Muy bueno…
    Francesc

  3. Albert

    Gracias por tu articulo ,esta muy bien

    Beinvenida sea tu participación

    Un saludo

  4. tienes razón. Lo más sencillo es lo mejor aunque casi siempre nos complicamos la vida. Excelente artículo
    besos
    merce

  5. Esther

    Hola,la verdad nuestra sociedad de consumo es el ejemplo mas grande de como nos hemos complicado las cosas- se compran cosas que no se necesitan con dinero que no se tiene (tarjetas) y eso crea un embrollo…….es tiempo de poner un alto! es tiempo de retomar lo verdadero y vivir con mas simplesa y sencillez….haz limpieza a tus cajones, tira lo que hace dos meses no has usado, y la vida sera mas sencilla y linda….deja de usar lapiceros y de buscar como crearlos de una forma nueva….retoma el lapiz.

  6. Dalia

    Mil Gracias por tu valiosa y sencilla reflexión.
    Saludos!

  7. Xavier

    He visitado su página y me parece muy interesante en su contenido. Aunque me cueste, supongo que como a todos, miro de ser una persona lo más asertiva posible y para ello tengo que estar pendiente siempre de determinadas técnicas psicoterapéuticas y de habilidades sociales que he ido aprendiendo con el tiempo, la lectura y algunas sesiones.

    Un saludo.
    Xavier

  8. Jordi

    Eso se puede traducir en múltiples facetas, desde lo emocional a lo material.

    Cada vez encontramos más personas atadas a objetos o personas. No consiguen lo que quieren y eso les crea frustración.

    Tus palabras dejan entrever que todo es más sencillo, que con buenas intenciones, hechos y palabras podemos conseguir mucho más. Además de valorar al otro y a nosotros mismos.

    Te agradezco el articulo

    saludos

  9. Sandra

    Salomon, me quedo con la ultima frase de tu articulo, “ser honesto con uno mismo”, es el primer paso de cada dia para encontrar y dar felicidad.

    Esto genera una cadena de efectos dando ejemplo y cambiando el rumbo del estilo de vida de la actual sociedad.

    No es que la sociedad en sí esté errada, o que no sea honesta consigo misma, solo que si son felices no lo saben o buscan el autocrecimiento y desarrollo delegando lo mas importante, delegando el camino para solo disfrutar del fin ultimo, sin tener conciencia de que la felicidad no es un objetivo si no la forma de obtener este objetivo.

    Esto lo podemos ver claramente en nuestro dia a dia y como el consumimo masivo nos inculca obtener cosas con esfuerzo cero,, esto es un engaño masivo. Desde el simple javon de ropa que quita por si solo la mas potente de la manchas, pasando por todos los productos esteticos que mientras miro la television ellos hacen mi tarea, hasta lo mas fuerte que es como hacerse rico sin aportar nada, solo aprovechando los vacios, ya sea fiscales, sociales o morales.

    Salomon me quedo con tu ultima frase: “Ser honesto con uno mismo” Muchas gracias por tu aportación

    Sandra

Dejar una respuesta